Luvina pasa por la enfermedad

Más por más Gdl.- La edición 80 de la revista literaria Luvina tiene como tema central “La enfermedad”, para lo cual los autores plasmaron experiencias personales sobre la enfermedad del cuerpo.

Silvia Eugenia Castillero, directora de Luvina, explica que en los textos se retrata la enfermedad como un estado de crisis colectiva “en una sociedad enferma que está a la espera del apocalipsis; la era posmoderna vive con una carencia de valores, objetivos, sueños, sólo nos une el apocalipsis”.

Los autores son de distintos lugares del mundo, de diversas edades, algunos ya reconocidos y otros apenas desembarcaron en México.

Todos los números tienen un tema central y además se le dedica a algún escritor. En esta ocasión el homenaje es para el fallecido novelista Gustavo Sáinz, quie fue merecedor del Premio Xavier Villaurrutia y fue director del Departamento de Literatura del Instituto Nacional de Bellas Artes.

El programa Luvina Joven y Luvinaria están presentes en el número 80. Por primera vez, el estudiante ganador del concurso anual es acreedor a la publicación de su texto en la versión impresa de Luvina. Sergio Martínez Carrillo publica “La reina de la actuación”, cuento con el que ganó el IV Concurso Literario Luvina Joven, categoría Luvinaria/Cuento breve.

En esta ocasión puede leerse al escritor español  Juan Pedro Aparicio, a la chilena Carmen Berenguer, ganadora del Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda en 2008; al escritor portugués Luis Filipe Sarmento; a Dánivir Kent, la autora más joven de la publicación; al canadiense Jean-Marc Desgent; y hasta al artista plástico Arturo Rivera.

La presentación de Luvina es el próximo 17 de septiembre, a las 19:00 horas, en la librería José Luis Martínez del Fondo de Cultura Económica. Participarán los médicos Gilberto Morgan Villela, importante oncólogo del Occidente del país, y Marcelo Castillero Manzano, delegado estatal del Instituto Mexicano del Seguro Social; el escritor Juan Nepote, dedicado a la difusión de la ciencia y la cuentista Lorena Ortiz.

Compartir
Artículo anteriorPneumus en la Casa
Artículo siguienteCrack tapatío