Exigen una ley de desaparecidos que incluya voz de familiares

manifestacion por los desaparecidos de Jalisco. Foto: Héctor Jesús Hernández

Más por más Gdl.- Familiares de desaparecidos de todo el país han entregado a los poderes Ejecutivo y Legislativo una iniciativa de ley de desaparición forzada de personas que incluye cuestiones como la creación de un sistema nacional de búsqueda, con bases de datos de personas desaparecidos, de cuerpos no identificados y de datos genéticos; fiscalías especializadas en todo el país; reparación integral del daño y el reconocimiento a derechos como a la participación, a la verdad, a la justicia, a la vivienda, a la protección.

Integrantes de Familias Unidas por Nuestros Desaparecidos México, que incluye a integrantes de Nuevo León, región Centro, Laguna y Saltillo, así como Familias Unidas por Nuestros Desaparecidos Jalisco, entre otros colectivos y organización del país, han planteado que las desapariciones generalizadas en el país están destrozando a los pueblos, y a éstas se suma el alarmante aumento de feminicidios, ejecuciones extrajudiciales, la trata de personas, el secuestro, el desplazamiento forzado, entre otras violaciones a los derechos humanos. “Como nunca en la historia reciente de nuestro país habíamos vivido esta atroz agresión a la población que reside en México o que va de paso por el país”.

Las organizaciones atinan en recordar que desde los años 60, 70 y 80 hay desaparecidas y desaparecidos por motivos políticos; en los noventa hubo indígenas que desaparecieron en el contexto de la guerra de contrainsurgencia en Chiapas; y la problemática que se vive actualmente no es más que la continuación de la violencia que desde entonces ha desplegado el Estado hacia la población.

“Cuidar la memoria de quienes nos faltan es responsabilidad de nuestros pueblos para no perdernos en el sin sentido de la violencia institucionalizada (…) A las autoridades no les importa saber si no están, ni siquiera saben cuántos desaparecidos y desaparecidas hay en el país, en fechas recientes reconoció oficialmente más 26 mil personas ‘no localizadas’ (…) Nosotras si sabemos que no están, sabemos sus nombres uno a uno, son nuestros hijos e hijas quienes nos faltan, no se fueron por gusto o hartazgo, nos los arrebataron, los y las desaparecieron”, se lee en el posicionamiento conjunto de las organizaciones.

Las familias que por años han caminado en la búsqueda de sus seres queridos, han aprendido a investigar, a buscar, a enfrentarse con autoridades igual que con criminales, e incluso han aprendido a redactar leyes, pero sobre todo, afirman, “a recuperar y a defender nuestra dignidad”.

Actualmente hay cuatro iniciativas de ley para erradicar y prevenir la desaparición de personas, por lo que las asociaciones y colectivos exigen al Congreso de la Unión que escuche sus aportaciones.

La legislación debe llamar por su nombre al delito de Desaparición de Personas y no desvanecerlo en tecnicismos; el enfoque central debe ser de búsqueda y localización, y también deberá garantizar todos los derechos de las personas desaparecidas, como reconocer su identidad y su personalidad jurídica. Las familias deberán reconocerse como sujetos de derecho, la desaparición debe ser un delito que no prescriba y se debe reconocer y nombrar a todos los y las desaparecidas.