El reto de invertir para prevenir la violencia

GUADALUPE, ZACATECAS, 25JULIO2015.- Un niño se asoma por la ventana al ver patrullas afuera de su vivienda, y aun costado dibujada en la pared la Virgen de Guadalupe iluminada con las luces encendidas de las unidades en la colonia Ojo de Agua. FOTO: EDGAR CHAVEZ /CUARTOSCURO.COM

Alejandro Velazco.- Según los estudios de 58 distintos indicadores en todos los estados del país, la violencia en México está relacionada con cuatro temas principalmente: mala gobernanza, altas tasas de corrupción, bajos niveles de capital social y baja calidad de vida.

Estos elementos son medidos a través de los llamados pilares de la paz, sobre los cuales se obtiene el Índice de Paz Positiva, dado a conocer por el Institute for Economics and Peace.

Los pilares de la paz describen las actitudes, instituciones y estructuras que apuntalan a las sociedades pacíficas: Buen funcionamiento de gobierno, distribución equitativa de los recursos, libre flujo de información, entorno empresarial sólido, alto nivel de capital humano, aceptación de los derechos de los demás, bajos niveles de corrupción y las buenas relaciones con los vecinos.

Pese a que Jalisco se encuentra entre los nueve estados más violentos del país la seguridad ha empeorado en casi 35% en los últimos 10 años, el Índice de Paz Positiva se encuentra en un nivel más alto que el Índice de Paz.

La entidad se encuentra en el lugar 15 con los mejores índices en los pilares de paz. El punto en el que mejor está calificado es la distribución equitativa de los recursos, seguido del capital humano; en tanto que buen funcionamiento del gobierno, entorno empresarial sólido y aceptación de derechos son los temas en los que está reprobado.

El índice de los ocho pilares de la paz en Jalisco se encuentra en 2.9, siendo cinco el más bajo y el uno el más alto, representando mayores niveles de paz.

Según el Instituto, México es uno de los países del mundo con mayor excedente de pilares de la paz, es decir, que hay condiciones para que la violencia pueda disminuir, pero los grados de corrupción medidos por instancias internacionales  y que afectan día a día a todos los ciudadanos impiden esta relación de causa efecto.

Tan sólo en los últimos cinco años la confianza en las instituciones del país ha caído en todos los aspectos: la confianza en la policía cayó del 48% a 35%; la confianza en el gobierno federal bajó de 50% en 2007 a 38% en 2014.

La gobernanza también ha decaído, el control de la corrupción bajó de -0.1 a -0.5, según los estándares del Banco Mundial (en donde 2.5 es lo más alto y -2.5 lo más bajo).  Y lo mismo ha pasado con el Estado de Derecho y la eficacia del gobierno,  en números globales para todo el país.

Para Patricia de Obeso, representante del Instituto en México, la meta que debe buscar el gobierno de Jalisco es invertir al menos el 15% del Producto Interno Bruto estatal en temas que aumenten la “paz positiva” en el estado, es decir, que influyan en el desarrollo humano, la calidad de vida, lo derechos humanos y el combate a la corrupción.

Para saber

El presupuesto estatal supera los 83 mil millones de pesos anuales.

El 2.9 por ciento se destina a la Secretaría de Desarrollo e Integración Social.

El 6.6% se destina a la Fiscalía General del Estado de Jalisco.

El 10.4 por ciento se invierte en la Secretaría de Educación.

Y el 10.6% para la Universidad de Guadalajara.

Sin embargo, la mayoría de estos recursos se va a gasto corriente del funcionamiento de los dependencias, pago a burócratas y servicios generales.