¿Qué come el puma?

Las clases en la UNAM ya empezaron… Y si te preguntas: qué come el puma, preparamos una guía para saber dónde está la comida rica, barata y salvadora de algunos de sus planteles. Y sí, incluimos la torta de enchiladas

Hay muchas razones para estar orgulloso de ser puma. Por ejemplo, que la UNAM es la segunda mejor universidad y también la más bella de Latinoamérica. Pero también porque el ingenio de un puma no se limita a lo académico, sino que se extiende hasta lo cultural y, en especial, a la comida. Ejemplo claro: la torta de enchiladas que ofrece la cafetería de la Prepa 5.

La comida de este honorable plantel de la Escuela Nacional Preparatoria (Calz. del Hueso 729, Col. Ex Hacienda Coapa) es la que todos queremos —o quisimos— tener al alcance durante los años de estudiante, pero también es el tipo de comida que nos hace movernos por la ciudad con tal de probar y sí, puedes pasar aunque no estudies allí, solo pídele permiso al poli de la entrada.

Además de la más famosa, la torta de enchiladas, en esta cafetería hay tortas de todo: desde las más sencillas, como la de huevo con chorizo, milanesa y salchicha, hasta las más raras, como la de pastor, de gorditas, de flautas… Lo mejor es que las puedes pimpear con quesillo, pollo, bistec o milanesa. Además está el invento del changarro: las “mollepizzas” —mollete con sus frijolitos, queso pizzero derretido y pepperoni—, la expresión pura de la comida chilanga.

“Mi mamá no inventó las tortas ni las enchiladas —cuenta don Héctor Lee, dueño de la cafetería—, pero sí la torta de enchiladas”. Esta invención que heredó de su madre, junto con la buena sazón y las habilidades para cocinar, fue lo que lo llevó a concursar por la concesión de la cafetería cuando era personal administrativo en CU. Ya lleva más de 30 años en este negocio.

Don Héctor tampoco es el inventor de la torta de flautas ni de la de chilaquiles o la de gorditas; han sido los alumnos quienes le dejan sus ideas. “Les hacemos lo que piden para que sí regresen”.

Si ya te dio nostalgia por tus años de “estudihambre”, cuando tu mayor preocupación era armar las chelas banqueteras y hacer una que otra tarea, lánzate a esta cafetería de lunes a viernes de 7:00 a 20:30 (solo cuando hay clases, obviamente).

Comer en CU
Si estudias o trabajas en la UNAM, o por alguna razón te das tus roles por Ciudad Universitaria seguido, debes saber que hay comida buena, bonita y barata para llenar la tripa a cualquier hora del día. Aquí van nuestras recomendaciones.

Sí hay de mixiote. ¿Cuántos? En el pasillo que conecta la Biblioteca Central y la Facultad de Filosofía se instala un tianguis gastronómico. Ahí lo mejor son los tacos de mixiote de res. La carne especiada, servida con doble tortilla, pide a gritos una cucharada de cebollitas con chile habanero y piña. Está en la Facultad de Filosofía, frente al auditorio Justo Sierra. Ve de lunes a viernes de 12:00 a 19:00.

El pasillo de la Salmonella (reloaded). En 2017 le echaron una manita de gato a este corredor que ya tiene más de 40 años alimentando la tripa a un costo razonable. Ahí los reyes son los “mollaquiles”: molletes gratinados con queso manchego y chilaquiles verdes o rojos encima. Puedes agregar huevo, cochinita, pollo y hasta un chile relleno. Está en la Facultad de Odontología. Ve de lunes a sábado de 8:00 a 17:00.

Cafecito con helado. Sobre la calle Filosofía y Letras, a una cuadra del Metro Copilco, busca el café con helado de vainilla, el postre perfecto para quitar el calor y el sueño. Solo ten paciencia porque suele haber filas kilométricas. Ve de lunes a sábado entre las 8:00 y las 19:00.

Para los vegetarianos. Monte Kailas es la opción. Todos los días tienen un menú vegetariano digno de presumirse. Hay hamburguesas, tortas y hasta pozole libre de crueldad animal. Está en Filosofía y Letras 17. Ve de lunes a sábado, de 8:00 a 19:00.

Los Nutri Puma. En el Frontón Cerrado, muy cerca de las facultades de Trabajo Social y Contaduría, están los tacos Nutri Puma. Son de carnita a la plancha (pechuga, chuleta, bistec, longaniza y pastor) con tortilla a mano y guarnición de papa y nopales. Puedes, además, servirte arroz, frijoles, tostadas y otros complementos para hacer un minibuffet. Ve de lunes a viernes de 8:00 a 20:00 y los sábados de 8:00 a 15:00.

La comida caserita. Las cafeterías de las facultades de Medicina Veterinaria, Odontología, Química, Arquitectura, y el Centro de Enseñanza para Extranjeros (CEPE) son la opción barata para los que quieren comida casera. El menú es de dos sopas, un guisado, dos guarniciones y agua por menos de $60. La comida es tan buena que se termina temprano. Ve de lunes a viernes de 7:00 a 19:30.

Taquitos de canasta en bicicleta. Solo basta que pienses en ellos para que se aparezcan. Son los clásicos de papa, papa con bistec, frijol, adobo y en ocasiones hasta de mole verde. Cada facultad tiene a su taquero de confianza —como Rafita, de Ciencias Políticas—, pero si ya tienes harta hambre, los puedes encontrar en la base del Pumabús, cerca del Metro Universidad.