Pulque pa’ la banda

La pulquipedia

Pulquipedia es un proyecto que busca difundir todo lo relacionado con el pulque en la Ciudad de México, a través de tours, ferias, festivales, fiestas, música y hasta memes.

Por Memo Bautista (@memoman_)

A Paty la rodean unas 30 personas. Parece una sacerdotisa de Mayahuel, la diosa mexica del maguey. Dirige una ceremonia improvisada con el grupo que guía por las pulquerías sobrevivientes de La Merced. Paty alza su vaso de unicel que guarda la bebida blanca y habla: “Vamos a hacer un brindis por las pulquerías que ya desaparecieron del barrio”. Como si de un pase de lista militar se tratara, nombra los establecimientos difuntos: el Rataplán, el 60 Colorado, las Guacamayas, la Pito Pérez. Deja caer un poco del fermentado como ofrenda a los muertos y después bebe, así como lo hacen en Oaxaca cuando se abre una botella de mezcal o en Cuba, donde se derrama el primer chorro de ron a los santos. Se dice que, al ser arrojado al piso, el buen pulque forma una silueta parecida a un alacrán. El chorro de pulque que dejó caer Paty cumplió el dicho.

Desde hace una década, Patricia Cardoso López se ha dedicado a hacer que la gente viva la experiencia del pulque. No solo da de beber el néctar a los que no lo conocen o lleva visitantes a pulquerías tradicionales; ella transmite su pasión. De eso se trata Pulquipedia, su proyecto de vida.

“Se trata de la difusión de todo lo que tenga que ver con el pulque. Tanto eventos, actividades, ferias, festivales, fiestas, pulquerías, eventos en las pulquerías, inauguraciones, pulquerías nuevas, todo lo que sirva para dar difusión. También memes, música —platica Patricia—. Soy una enamorada del pulque”.

La página de Facebook de Pulquipedia ha sumado más de 320 mil seguidores desde 2012, año en que abrió. Antes, Hi5 fue la ventana de Paty para mostrar su gusto por el pulque, después su propio perfil en la red social creada por Mark Zuckerberg. Un día, un amigo le sugirió abrir una cuenta que solamente hablara de pulque. Y le dio el nombre. Así nació Pulquipedia.

Te recomendamos: Nuevas formas de taquear

El pulque cambia vidas

Paty ama a la Ciudad de México y por eso empezó a ofrecer recorridos por barrios como Santa María la Ribera, donde incluía, siempre, la visita a una pulquería. “La primera vez que probé el pulque fue en Las Duelistas. Pedí un vaso de curado de jitomate y dije: ‘¿Qué es esto? ¡Sabe maravilloso!’. Me encantó. Después, ver a los señores jugando, la música, las cumbias… Ese día me cambió la vida”.

Paty notó que la gente se interesaba más en visitar estos lugares, así que un día se atrevió a organizar un evento de narración en la pulquería donde nació su gusto. “Más que tour fue citar a la gente en un Metro y llevarlos a Las Duelistas. Que entraran, tomaran y escucharan historias de pulque. Fue un experimento porque las pulquerías no se usaban para eso. Ahorita ya te encuentras eventos de poesía, fotografía, pintura. Antes no. Fue como el inicio de utilizar las pulquerías para la cultura”, me cuenta mientras tomamos curado de apio y comemos tacos de guacamole en La Paloma Azul, una legendaria pulquería de la colonia Portales, en donde ella y su novio, el historiador Delicado Quintero, son más que parroquianos: son parte de la familia.

Delicado platica que en cada recorrido tratan de incluir algo que una al pulque con las historias de la ciudad, como conocer sus calles, sus cantinas, cines porno, lugares tabú, los mercados. Si van fuera de la ciudad, como Teotihuacán, ahí un tlachiquero muestra su oficio y dan un paseo en bicicleta. El también fotógrafo me habla de la nostalgia por las pulquerías que conoció hace 14 años, cuando empezó a beber el pulque, pero que fueron cerradas, clausuradas o cambiaron de giro.

“Ese es el porqué de los tours”, comenta Paty. “Llevar a la gente a las pulquerías para que no cierren porque no tienen clientela. Van señores, señoras, mueren y pues no hay venta. Y el lugar tiene que pagar impuestos, sueldos. Cierran esas pulquerías. También por eso, desgraciadamente, las pulquerías han incluido cerveza, para que equilibre sus costos”.

También lee: El maíz que merecemos

El objetivo de Pulquipedia es difundir todo lo relacionado con el pulque, por ello, Paty y Delicado no tienen problemas en incluir en los recorridos a las llamadas neopulquerías, aunque prefieren las tradicionales porque ahí se mantienen vivas las costumbres del pulque.

“Para nosotros, cada que una pulquería tradicional cierra sus puertas duele, en serio, duele mucho. Se cierra un espacio con 80 o 100 años de historia. Pero este lugar, por ejemplo, La Paloma Azul, si cierra, podría abrir una nueva, pero va a ser en un lugar donde hace cinco años era una taquería. Y no sé si sientes la energía. El pulque es energía, y estás en un lugar donde hace 50 años había gente tomando pulque. Eso es lo que a mí me encanta: la energía se queda. Se oyen los ecos”.

Éntrale a Pulquipedia

Los próximos recorridos de Pulquipedia serán en el barrio de La Merced, este sábado 9 de junio, con un tour de cantinas y pulquerías entre traguitos de mezcal, y el sábado 16 de junio en Xochimilco, donde visitarán la auténtica Isla de las Muñecas en trajinera, así como el ajolotario y el mariposario. Todos son con cupo limitado, así que aparta tu lugar en su página de Facebook: facebook.com/Pulquipedia.