Guía para beber y comer matcha

Matcha en todos lados… El matcha está en lattes, smoothies, cocteles, galletas, pasteles y helados… ¿Pero qué es y por qué es tan especial? Abre tu corazón a este polvo japonés y disfrútalo a sorbos o a mordidas

Con un matcha latte en una mano y el smartphone en la otra, entra a Instagram y verás: la conversación sobre el polvo de té verde está ahí, cada vez más ruidosa. Verás fotos de latte verde, donas verdes, croissants verdes, cocteles verdes, tartas verdes (con el hashtag de #matcha, claro). Este frenesí no es nuevo en la Ciudad de México, pero está por alcanzar su punto álgido. Pero, ¿qué es y por qué tan especial?

Primero, lo básico

El matcha es té verde, finamente pulverizado. Proviene de la misma planta que el té —verde, blanco, negro o rojo— de bolsita que infusionas en tu taza. La diferencia es que se cultiva y se procesa de otra manera. Las hojas se cosechan por lo menos 20 días más tarde, cuando empiezan a ponerse color café por la exposición directa del sol —esto aumenta los niveles de clorofila y le otorga a las hojas un color verde intenso—. Las hojas se recogen a mano y se ponen a secar; después se separan de los tallos y las venas, y se muelen para obtener el polvo final color esmeralda brillante.

El matcha de la más alta calidad proviene de Japón, aunque también se produce en otras partes de Asia. En el país del sol naciente se considera una bebida ritual y se consume, en su mayoría, en ceremonias del té llamadas chanoyu, una tradición vigente desde el siglo XII.

Para beberlo, la tradición dice que se debe preparar de manera individual, directamente en el cuenco donde se beberá. Se agregan 250 ml de agua tibia (nunca caliente para que no queme al té) por cada dos gramos de matcha y se bate vigorosamente con una escobeta en forma de “M” hasta que el polvo se disuelva por completo y una fina espuma aparezca en la superficie. Hay que beberlo rápido para que no se enfríe y no se sedimente. Se debe preparar segundos antes de beberlo, quizá por eso es atractivo: necesita su propio momento y toda tu atención.

Matcha versus té verde

Su color, su sabor y concentración son mucho más intensos. Contiene una mayor cantidad de antioxidantes y vitaminas. Si quieres desintoxicar a tu cuerpo, acelerar el metabolismo y proveerte de energía extra, el matcha es más efectivo; pero si lo que quieres es tranquilizarte, el matcha es también la opción. Suena contradictorio, pero gracias a que tiene más L-teanina, el aminoácido responsable del efecto relajante, te mantiene en un estado de alerta, pero sin la taquicardia que a veces provoca el café o el té negro.

Matcha en todos lados

Las propiedades nutricionales del matcha no lo llevaron a la fama. Su sabor y su bonito color, sí. Es aromático, herbal, amargo pero cremoso. Combina muy bien con leche de almendras —que tiene un dulzor natural—, con chocolate, con fruta, con jarabes, con prácticamente todo del mundo de los postres.

“Hay diferentes tipos y grados de matcha —cuenta la chef Sonia Arias, del restaurante Jaso—. La más importante distinción es entre el ‘grado ceremonial’ y el ‘grado culinario’. El ceremonial está hecho de las hojas más jóvenes, que son más tiernas y producen un matcha más fino”. Estas se usan para el matcha que se bebe solo y puro, sin mezclarse. “El culinario sale de las hojas viejas, menos puras; el sabor es mucho menos intenso”. Este es para preparar postres y panes con matcha.

Para promover el consumo del matcha puro y dar a conocer la cultura que lo rodea, la chef creó un menú degustación con cinco distintos tipos de matcha maridados con cinco postres emplatados. We are perfect matcha se sirve en su restaurante y ella recomienda que lo pidas solo, no al final de la comida.

Dónde beberlo

Tomás Té. Caliente, frío y frappe, $55-$75, Av. Tamaulipas 66, Hipódromo.
Theodor. Matcha solo, $120, Temístocles 24, col. Polanco.
Caravanserai. Tetera de matcha: $80, 100 gramos para llevar: $100, Orizaba 101, col. Roma Norte.
Green Republic. Chocolate de matcha, $115 natural y $199 con arroz, Monte Athos 355, col. Lomas de Chapultepec.
Raku Café. Matcha con leche o solo, $75, Sinaloa 188, col. Roma Norte.
Jaso. Menú degustación de cinco tipos de matcha con cinco postres, $800, Newton 88, col. Polanco.

Dónde comerlo

Zoku. Helado de matcha, $35, Durango 359, col. Roma Norte.
Chom Chomp. Galleta de matcha con chocolate blanco, $30, Río Ebro 89, col. Cuauhtémoc.
Catamundi. Bowl de matcha: $120, mousse: $22, concha: $20, enjambre: $40, dona : $35, Alejandro Dumas 97, col. Polanco.
Amado. Croissant relleno de chocolate, $30, Campos Elíseos 204, dentro del Hyatt Regency, col. Polanco.
Kokeshi. Pocky de matcha, $58, Amores 1529, col. Del Valle.
La ruta de la seda. Pastel Kyoto, $80 por rebanada, $700 completo, Aurora 1, barrio de Santa Catarina.