Una burger nueva, nueva

Algunos dicen que la mejor época para conocer un restaurante es cuando acaba de abrir: el menú está fresco, el gas bien abierto y todas las ganas puestas en la comida, el servicio y la voluntad de agradar. Otros aseguran que es mejor conocerlo después de mucho tiempo de servicio, cuando ya todo fluye, ya hay experiencia y todo está probado.

No sé cuál sea la verdad, pero me gusta cuando abren burger joints. Por eso, cuando me invitaron a la inauguración de Burgerlandia, sonreí y salivé. Primero pensé en esperar un tiempo, pero no pude. La idea de una hamburguesa nueva me llena de emoción.

Se trata de un localito dentro del Parián Condesa. En el menú hay tres opciones: clásica, especial de la casa (con carne de res y de cerdo) y un sándwich de portobello (al que también llaman “hamburguesa”). Llegué, me senté y pedí la clásica. Hay dos versiones: chica, de 150 gramos, y grande, de 200. Pedí la grande (perdón, nunca me puedo contener).

Es de carne de res con dijonnaise (mayonesa sabor Dijon), jitomate, cebolla al vino tinto, lechuga, pepinillos y quesillo. Es una burger más refinada, más de búsqueda, casi de señor.

Me llamó la atención en cuanto llegó, grande, bella. El pan lucía perfecto y me recordó al de su vecino Bonito Pop Food, un brioche con ajonjolí. El quesillo, digno detalle de mención, escurría por un lado y el pattie asomaba majestuoso. La partí para constatar el término que pedí (3/4) y mmmh… no estaba ni a medio. No me inspiró nada bueno.

A la primera mordida lo confirmé: la carne cruda y, por lo tanto, el pattie no bien formado. Sin sabor, sin grasita, sin mucho. Los complementos estaban muy bien, pero su majestad La Carne nomás brillo por su ausencia. Me la acabé, como debe de ser, pero no sonreí.

¿Debo regresar y darles el beneficio de la duda porque acaban de abrir? Creo que deberían de estar al 100 desde el día uno, pero bueno. Regresaré en un tiempo porque me quedó a deber una carne.

Burgerlandia

Av. Nuevo León 107, Col. Condesa
FB: pariancondesa
$ promedio: $170