Por qué McDonald’s sí

Cheeseburger de McDonald's

La semana pasada se cumplió un año del día en que mi fiel escudera y yo tuvimos la peregrina idea de casarnos en el ahora demolido McDonald’s de Polanco.

Tanto entonces como ahora, muchos me preguntan por qué me gustan las burgers de ahí. Me cuestionan porque catalogan estas hamburguesas como muy malas. Yo las defiendo y defenderé siempre porque pienso que la cheeseburger clásica (sí, la chiquita, la de la Cajita Feliz, la original) es exactamente lo que uno imagina cuando piensa en una burger. Es lo más cercano a la perfección. No es solo mi modo de verlo, es también el de muchos críticos hamburgueseros.

Tiene el tamaño y la configuración ideal para una hamburguesa fast food. No le falta ni le sobra nada. Sus 4 onzas (113 g) son suficientes para satisfacer. A pesar de que la carne solo pesa 2.8 onzas (80 g), es un buen bocado. Para mí, dos o tres son suficientes (o una, si es que después viene una Big Mac o una Quarter Pounder).

De sabor siempre ha sido inigualable. Ahora que McDonald’s tiene el compromiso de utilizar carne 100% de res, es todavía mejor. Se sazona solo con sal, pimienta y la grasita de la parrilla (a la que se une la grasa natural de la carne). El bollo es justo del tamaño del pattie y la porción, justa, de cátsup, mostaza, cebollas y pepinillos redondea el platillo y balancea todos los sabores casi científicamente.

Burgerman recomienda: Una burger de mercado

Sabe igual desde que los hermanos McDonald la inventaron (junto con el concepto de elaboración rápida) en San Bernardino, California, en los 40. Desde entonces cumple y esa es una de sus mayores virtudes.

Es rápida, es rica, es barata y sabe igual donde quiera que la compres. Podrá hablarse mucho sobre cómo se hace y sobre las prácticas comerciales de la empresa, pero el sabor es el sabor. Ese no ha fallado.

Quería que en la boda de Burgerman hubiera hamburguesas y por eso nos casamos donde está la cheeseburger prototipo, la más famosa. Ahora lo invito a que abra su corazón y la coma. ¿Hace cuánto que no va por una?

También checa: Luego por qué no regreso


Puede ser que no esté de acuerdo conmigo. Sus comentarios o sugerencias siempre son bienvenidos en Twitter: @burgermanmex; en Instagram: burgermanmex ;en el blog y en la página de Facebook: burgerman.mex. Se agradecen todos sus likes y RT’s.

Compartir
Artículo anteriorContracultura pop | ¿Que en paz descanse?
Artículo siguiente06066 | Morir para vivir
Chihuahuense de nacimiento, radica, desde el siglo pasado en Coyoacán. Licenciado en Comunicación por la Universidad Iberoamericana. Tiene 3 carreras paralelas, concomitantes a veces, separadas generalmente. Por un lado existe Marcelo Lara, director artístico en Warner Music y músico: guitarrista de Moderatto, y también Marcello Lara, catador de hamburguesas: Burgerman.