Un niño otra vez

El Día del niño es más que una celebración

por qué celebrar el Día del niño
Foto: Shutterstock

“No puede haber una revelación más intensa del alma de una sociedad que la forma en que se trata a sus niños” —Nelson Mandela

Conocí a la inocencia en una tarde lluviosa, estaba descalza y llevaba un canasto en la cabeza, sus ojos desbordaban cansancio después de horas vendiendo flores. Estaba sucio y emitía un aire de tristeza que deprimió hasta la más profunda fibra de mi corazón. Me vi ahí, siendo un niño que observaban los adultos y que nadie ayudaba. Me vi ahí, siendo un niño otra vez, al que miraban con lástima y repulsión. Verlo dolió, un nudo en la garganta crecía entre yo más veía a la inocencia acongojarse por el cansancio. Dolió ser un adulto que no hacía algo por defender los derechos de los niños, dolió no verlo en la escuela, dolió.

El Día del niño es más que un día festivo, es un día de conmemoración y reflexión. Hay cientos de niños explotados en las zonas plataneras, miles que no tienen acceso a la educación. Piensa en la indefensión de todos los niños, las niñas y los adolescentes que son víctimas del acoso infantil, sexual o algún tipo de abuso psicológico o escolar. Estamos en un punto en el que la violación de los derechos de los niños ha sobrepasado los límites.

¿Cuántas veces las palabras adolescente o adolescencia no fueron sinónimo de un niño irreverente, egoísta, grosero, alguien a quien no le importa su futuro y que solo piensa en diversión?

Los niños crecen en un mundo de adultos que es gobernado por y para adultos, y es infundado, porque ¿quién expresa nuestras verdaderas necesidades y preocupaciones? Falta la verdadera voz de un niño, una niña y un adolescente que expresen nuestras necesidades y preocupaciones. Sin miedo a sentirse reprimidos otra vez…

Entonces ahora piénsalo. Si estás cerca de un niño, una niña o un adolescente, asegúrate de que sus derechos sean respetados, y de que ningún niño se quede sin la oportunidad de explotar sus habilidades.

Por Sara M. y Valeria A. Ellas son miembros de los Foros de Participación de Adolescentes de Unicef que buscan escuchar sus voces para que sean tomadas en cuenta en las decisiones que afectan sus vidas

Te puede interesar: no son para niños, son para jugar