El cuerpo, un arma de cambio: entrevista a Linn da Quebrada

Linn nos habló sobre el proceso de construcción de su identidad sexual y su cuerpo, así como los retos ante el cambio de paradigmas de género.

Entrevista a Linn Da Quebrada
Foto: Vagner Rezende/ Cortesía Linn Da Quebrada

Durante la edición más reciente del Ceremonia, la artista brasileña Linn da Quebrada, autonombrada “bailarinx, performer y terrorista de género”, se presentó en el Domo Traición, espacio de las célebres fiestas gay y queer capitalinas. La discografía de Linn está formada por varios sencillos y un LP, Pajubá, y su exploración creativa ha sido autodescrita como afro-funk-vogue. En esta entrevista, la cantante nos habló sobre su papel en el documental Bixa Travesty y los códigos que requiere la propia identificación del cuerpo.

En algún momento has comentado que ves la música como una herramienta para romper paradigmas de género y sexuales. ¿De qué manera puede ayudar a romperlos y en qué momento descubriste este poder?

Creo que es muy importante ejercer mi cuerpo y estar presente en él. Lo que vuelve a mi cuerpo un paradigma de género es no posicionarme y asumirme como agente dentro de ese sistema. Si yo coloco a mi cuerpo en una “reproducción compulsiva”, actuaré de formas que no serán obvias ni para mí ni para el sistema. De esa forma siento que construyo mi cuerpo, y cuando lo hago, soy una falla en el sistema.

Protagonizaste Bixa Travesty, documental recién estrenado. ¿Nos cuentas qué aspectos de tu vida revela esta cinta?
La película aborda un aspecto que se refiere a mi identidad, a nombrarme y a nombrar el proceso que yo estaba viviendo en ese momento (de entender lo que soy: si no soy hombre, si no soy mujer…). Se trata de pensar lo que es ese cuerpo y cómo nombrarlo. Y al hacerlo, soy nombrada y entendida.

¿Qué papel tiene Bixa Travesty en un tiempo en el que los paradigmas de género se están transformando?
El documental tiene un papel de duda. No es respuesta ni afirmación. Es friccional (no es una obra de ficción, sino de fricción, que viene de freak som) porque es donde yo elaboro —en mis canciones— los procesos que estoy viviendo. En las canciones elaboro mis procesos de fricción, transformando eso en un freak som. La sexualidad humana es muy compleja.

Más allá de los clichés entre lo que se supone es lo femenino y lo masculino, ¿cuál crees que es el mayor reto para que la sociedad entienda la revolución sexual de nuestro tiempo?
Sería una gran pretensión mía indicar un camino para comprender la revolución sexual de nuestro tiempo. Parece muy difícil entender lo que estamos viviendo y construyendo. Creo que la gran oferta es percibir que estamos construyendo algo juntas. Independientemente de en qué posición nos encontremos, nuestras contribuciones son importantes para la reiteración de lo que construimos.

Siempre han existido grupos represivos que quieren regular la sexualidad. ¿Cuál es la mejor forma que has hallado para hacerle frente?
Otra respuesta que no tengo, pero creo que se trata de percibir lo que estamos generando y cuáles son sus acciones. Respecto a la actuación política, yo preguntaría: ¿cuál es tu acción política? Debes percibir tu cuerpo como “político” y ver quiénes son las personas que tienes alrededor: ¿a quiénes admiras? ¿quiénes forman parte de tu ciclo familiar, afectivo? Debes percibir material y concretamente a las personas que habitualmente amas.

También te puede interesar: Fuerza y esperanza para este mundo loco: una entrevista con Ibeyi