Al compás de la nostalgia: danzón en la Ciudadela

Lánzate a bailar danzón

danzón en la Plaza de la Ciudadela
Foto: Cuartoscuro

De los 1,485 kilómetros cuadrados de superficie que tiene Ciudad de México, el 10 de febrero de 2007 por la tarde, un rayo eligió caer justamente en la Plaza del Danzón. Con su impacto eléctrico hirió a cinco personas y le quitó la vida a Tomás Wilbert Manuel, un hombre de 73 años al que, cada semana, se le veía muy elegantemente ataviado luciendo sus mejores pasos. Eso no impide que todavía haya danzón en la Plaza de la Ciudadela.

Quizá pecamos de románticos, pero es inevitable especular sobre el lado romántico de esta tragedia: el señor murió haciendo lo que más le apasionaba. Dicen que venía todos los sábados desde mediados de los 90, cuando se instituyó la tradición de recuperar los ritmos y pasos de otras décadas, particularmente el danzón, en este sitio histórico del entonces Distrito Federal.

danzón en la Plaza de la Ciudadela
Foto: Cuartoscuro

Hoy aún recuerdan a Tomás y cómo el lamentable evento no fue un motivo para dejar de bailar. Al contrario, había que rendirle homenaje a su memoria moviéndose al compás de la nostalgia. No se detuvieron las parejas, los profesores ni los aprendices; tampoco los vendedores de zapatos y parafernalia que aprovechan para ofrecer sus productos de moda retro.

Típico que vienen los mirones y curiosos veinteañeros a maravillarse con los pasos de baile ajenos y, aunque al principio se pongan reacios e intenten inmovilizarse y pasar inadvertidos, terminan bien bailados por los veteranos que no son celosos de compartir su talento y alegría con las nuevas generaciones (esto es advertencia, pero también un presagio de felicidad). La mayoría de los plazadeldanzoneros expertos coincide en que esta tradición debe continuar, que les encantaría ver a las nuevas generaciones siguiendo sus pasos (de baile) y tomando la estafeta de una fiesta a la que todos están invitados.

Dicen que un rayo no cae dos veces en el mismo lugar, así que la lluvia de la temporada no debería disuadirte de venir a moverte a Plaza de la Ciudadela, en Balderas, entre Emilio Dondé y Ayuntamiento, en el Centro, todos los sábados a partir de las 10 de la mañana.

Te puede interesar: el ballet drag está de regreso en la ciudad 

Compartir
Artículo anteriorHomenajean a Manrico y su faceta drum ‘n’ bass
Artículo siguienteUna burger fresa
Estudió Comunicación en la UNAM, pero en realidad aprendió a escribir en los chat rooms noventeros y luego en los blogs. Es tan fan de la Ciudad de México que tiene el mapa del Metro tatuado en el brazo.