¡Toooooodos a bordo!

Toys Trains
Foto: Tamara de Anda

Aunque desde los años 90 nos quedamos sin trenes de pasajeros, en México hay varias comunidades que dedican su tiempo libre a los modelos a escala de este medio de transporte. Nostálgicos de lo que perdimos y obsesionados con la historia ferroviaria de todo el mundo, estos aficionados saben que en Azcapotzalco hay una tienda especializada en su pasión: B&P Toys Trains.

A Miguel Ángel Bustamante, dueño de B&P Toys Trains, todavía le tocó viajar por México en tren de pasajeros. Cuando era niño, cada verano iba al pueblo de su papá, en Michoacán, y lo que más le emocionaba de esas visitas era el trayecto. “Me iba al último vagón, me asomaba y me encantaba la perspectiva de la vía, cómo iba serpenteando —recuerda—. Era fabuloso. Los paisajes que uno veía no se pueden apreciar en carretera”. Ahí se originó su fascinación por los trenes.

Estudió Comercio Internacional y por años ejerció exitosamente su carrera. Un día le compró un modelo a escala a su hijo, aunque en realidad era para él (aplicó el clásico “bola de boliche de Homero”) y, aunque estaba muy bonito, se desconchinfló a los pocos meses. Ahí se dio cuenta de que la oferta en México era limitada y pobre. Empezó a investigar sobre las marcas chidas —que en su mayoría son alemanas—, a comprar trenes y luego a venderlos. En 2010 abrió una tienda en el barrio de Clavería. El diminuto local es un sueño para los amantes de los transportes, los juguetes, la ingeniería, la electrónica, las miniaturas, la arquitectura, el urbanismo… o todas las anteriores.

Apenas hay espacio para una maqueta, con trenes de diferentes épocas corriendo a la vez, en una diminuta ciudad armada a partir de la imaginación de Miguel. Los clientes más clavados tienen acceso a un showroom aledaño, donde se despliegan más paisajes y ciudades; algunos vienen previamente diseñados de Alemania, pero otros son elaborados desde cero por Miguel y su sobrino Adolfo, especialista en circuitos y programación. El nivel de detalle es impactante. “El reto de lograr escenarios reales, que no se vean como juguetes”.

Es un pasatiempo caro, pero Miguel asegura que hay modelos para todos los presupuestos y que el valor sentimental no tiene precio. “Hace unas semanas le entregamos a un señor una maqueta que desarrollamos exactamente como él nos la pidió. Tenía más de 60 años de edad y toda su vida había soñado con algo así. Cuando la vio, se puso a llorar —dice Miguel—. Generar esa fascinación en los clientes es como un regalo de la vida”.

B&P Toys Trains está en Clavería 102, en la colonia Clavería, y abre de lunes a sábado de 10 a 18 horas. Te puedes dar una idea de todo lo que tienen en el sitio toystrains.com.mx.

También te puede interesar: La vuelta al mundo sin salir del Edomex