“La ciudad es algo que todos construimos”: Andrea Griborio

Este año, el Festival Mextrópoli se centrará en los retos que enfrenta la Ciudad de México para terminar de reconstruirse a seis meses del sismo del pasado 19 de septiembre.

Andrea Griborio
Foto: Lulú Urdapilleta

Del 17 al 22 de marzo se llevará a cabo la quinta edición de Mextrópoli, festival dirigido por la arquitecta mexicana Andrea Griborio y conformado por más de 100 actividades (exposiciones, mesas de diálogo, instalaciones y rutas guiadas, entre otras actividades).

¿Qué características dirías que hacen distinta a esta edición?
Desde su creación, el festival Mextró- poli ha sido un espacio de reflexión para vivir la ciudad a través de la arquitectura de una manera distinta. Si en años anteriores tomamos temas como el espacio público, la vivienda o la movilidad, en esta edición fue fundamental hablar de la reconstrucción.

Mextrópoli siempre se lleva a cabo a finales de marzo. En esta ocasión,
el festival coincide con los seis meses del 19 de septiembre y nos obliga a reflexionar sobre ese lugar frágil que construimos y en el que todos habitamos. Al final, los arquitectos construimos la ciudad. Uno conoce físicamente a la ciudad mediante la arquitectura.

En específico, ¿de qué forma influyó el 19 de septiembre para su planeación?
Al interior del festival fue fundamental tomarnos el tiempo para reflexionar sobre el 19 de septiembre (necesitábamos analizar, por ejemplo, qué proyectos de acción inmediata se habían realizado en estos seis meses o cuál había sido nuestro rol como ciudadanos). Al mismo tiempo, fue un punto de quiebre en relación a lo que sucederá en los próximos seis años.

Otro objetivo del festival es compartir la idea de que la arquitectura va más allá de cierto poder adquisitivo: todos habitamos la arquitectura y el diseño. Nos interesa que la democratización de la arquitectura sea uno de los principales conceptos de Mextrópoli. En cierto sentido, la arquitectura es un bien social: todos tenemos derecho a vivir en ciudades bien planeadas. La ciudad se construye con los granitos de arena puestos por cada persona, y es demasiado importante como para creer que los políticos, los arquitectos o los urbanistas son los responsables de ella. La ciudad es algo que todos construimos.

Andrea Griborio Mextrópoli
Foto: Cortesía

¿Por qué mides la ciudad en un periodo de aquí a seis años?
Es un juego con el número seis. El gobierno de las autoridades de nuestro país dura seis años. Es una cifra clave, pero podrían ser 50 años en lugar de seis. ¿Cuáles pueden ser los retos de una de las ciudades más pobladas y complejas del continente en los próximos 50 años? ¿En dónde queremos estar, pase lo que pase, de aquí a que termine el próximo sexenio?

¿Qué más habrá este año?
Al margen del sismo, tendremos eventos importantes. El despacho catalán RCR, ganador del Premio Pritzker 2017, dará una conferencia y expondrá sus dibujos. En la Alameda se montarán 20 instalaciones hechas por estudiantes y distintos colectivos. El objetivo de estas instalaciones es reflejar la efervescencia de una ciudad que celebra su condición urbana, una ciudad en ebullición y crecimiento.

¿De qué forma se ayudará a la reconstrucción de espacios públicos?
Hay dos maneras: la primera será a través del debate y los espacios de reflexión. Aún hay mucho por hacer y es fundamental no olvidar lo que pasó el 19 de septiembre. Parece que la inmediatez de otras noticias hace que de pronto olvidemos que aún hay mucho trabajo pendiente. Una ciudad no puede ser reconstruida en seis meses. La segunda manera de ayudar es muy puntual. Algunas de las instalaciones que se colocarán en la Alameda serán trasladadas a poblaciones donde se perdió todo. El objetivo es convertir las piezas en puntos de encuentro o pequeños espacios culturales en los que se puedan llevar a cabo reuniones, charlas, proyecciones de películas…

¿Qué cambio sustancial crees que experimente la ciudad en los próximos años?
Aún no lo sabemos. Sin duda, con o sin Mextrópoli, este es un momento clave que servirá para que muchas personas mediten sobre el camino hacia el que se dirige la ciudad. Es necesario estar atentos a lo que suceda en el escenario político; solamente así se le podrá dar concepción a un enfoque de la ciudad en los próximos años.

Aunque es imposible predecir el futuro, los retos del presente pueden servir como guía. Un reto fundamental es la cuestión de movilidad. ¿Se seguirá apostando al transporte privado o las autoridades invertirán en el transporte público subterráneo, uno de los más funcionales y el que más necesita la ciudad?

En cuestiones de vivienda también hay retos fundamentales. Es necesario priorizar la densidad en lugar de la extensión al momento de hacer la ciudad. Esto nos permitirá acceder con mayor facilidad a ciertas infraestructuras y servicios básicos. La Ciudad de México despierta muchos retos.

¿Qué espacios públicos serán ocupados?
El principal espacio público que será ocupado es la Alameda Central. Si dispersamos muchos eventos, el evento pierde fuerza y no es tan fácil sentir su efervescencia, lo cual no significa que no haya otras sedes: Plaza Manuel Tolsá, Centro Cultural de España en México, Teatro Metropólitan, Museo de Arte Popular y, sobre todo, el Centro Cultural El Rule.

También te puede interesar: Entrevista con Graham Finley