Alemán, el patrón del hip hop nacional

Su carrera empezó hace más de 10 años y, con el paso del tiempo, se ha convertido en uno de los raperos más destacados en la escena nacional

No solo los corridos hablan de narcos y la violencia que se vive en el país. El hip hop lo hace también, tan solo hay que escuchar “Chapo Guzmán” de Alemán y Yoga Fire, o “El compa Ramiro”, la primera canción de Eclipse, del MC de Cabo San Lucas.

Alemán es su apellido y su nombre como MC. Empezó a los 14 en el mundo del rap y, tras dos años de no sacar disco nuevo, regresa con Eclipse, un material que no deja nada qué desear y que es producido por Homegrown. “Se llama así con base en este rollo de la dualidad que hay en todo: izquierda, derecha; el día, la noche; el sol, la luna. También lo defino en mis gustos musicales, que es el rap y el trap. No estoy peleado con ningún ritmo y eso es lo que me gusta. Así lo bajé al disco”, cuenta al respecto.

Está dividido en dos partes —cada una de 10 canciones—, una de rap y otra de trap, y un bonus track. “El disco ya estaba completo y no había cabida para una canción más. Si hubiera hecho otra canción, no habría entrado en el disco, al menos que fuera así de fuerte como ‘Eterno’. Es tan fuerte lo que significa; el disco para mí es como el sol y la luna y esa canción es como una estrella”.

Eclipse incluye varias colaboraciones, por ejemplo, una con C. Tangana…

Más que amigos, somos hermanos. C. Tangana llegó a México y nos buscó a nosotros. Dijo que quería trabajar con nosotros, en especial conmigo. Nos conocimos en el estudio, yo también quería trabajar con él. Antes de hacer algo, nos camareamos chido. Estuvimos platicando, porque para mí es muy importante tener una conexión, sino no fluye chido. Y estuvo bien, nos hicimos compas y nos hablamos a cada rato.

También con Kidd Keo, que tiene una asociación chida en España. Nos ayudamos mutuamente: cuando ellos vienen para acá, nos apoyamos en las giras y ayudo con mis redes. Akapellah también es mi amigo de hace años y él también me mandó un mensaje para decir que quería trabajar conmigo.

Mucha gente piensa que yo pagué por los feats, pero nada que ver y menos como yo hago las cosas. No entra ese rollo. Nunca he vendido un feat… bueno sí, una vez lo hice y me arrepiento.

¿Por qué te arrepientes?

No sé. Era la primera vez que lo hacía y sentí que en verdad estaba trabajando. No me estaba divirtiendo, pues.      

En el Primavera Sound, C. Tangana, Yung Beef y Bad Gyal tuvieron un beef sobre la industria musical. ¿Cuál es tu opinión al respecto?

Los dos tienen sus puntos. Uno defiende el amor a la calle y el otro la realidad, la cual es que las (empresas) mainstream no se van a hacer de control. Yo lo que opino es que debes estar donde te vaya bien, donde sea lo mejor para ti, ya sea independiente o no. Donde sea el mejor trato para el artista. Eso es lo importante, para que no estés vendiendo un culo por poquito y que hagas la música como quieras. Al final de cuentas eso es lo más importante: que no te digan qué hacer y tener el control de tu música.

Yo hago los temas que quiero. Nadie me dice que escriba de una forma, es lo que a mí me gusta de Homegrown, de la gente con la que estamos trabajando.

El trap y el hip hop están ganando terreno. Por ejemplo, en una canción de Eclipse dices “esto no es reguetón y suena en las discotecas”. ¿Por qué crees que está pasando?

Es el nuevo pop. El hip hop y el trap se convirtieron en el nuevo pop. Hasta muchos reguetoneros voltearon a ver el trap. Y de la misma forma en la que hacían reguetón, como más meloso, empezaron a usar los ritmos de trap. Pero este género siempre ha sido duro con letras crudas.

El trap es de un cantón donde hay unos güeyes vendiendo droga y con morras. Eso es el trap. Yo saqué una canción que se llama “Levantón” que habla sobre un cabrón al que se llevan, cosa que pasa mucho aquí en México.

Ya llevas un rato en esto. tu carrera inició a los 14, Pero últimamente has empezado a sonar más, ¿a qué se lo atribuyes?

A que ya tengo el valor musical que quería, el sonido que estaba buscando. Va de la mano porque ya tengo 28 años y ya voy creciendo, soy un hombre. Ya no me siento un morro y mi pensamiento es distinto. Mi forma de trabajar es totalmente distinta. Eso es 50% y la otra parte es Eclipse. Este disco está hecho con grandes productores, con gente que ha hecho el máster de Beyoncé, de The Strokes, gente de Nueva York que hizo el máster del trap; Joe Nicolo, quien es un gran productor, hizo la mezcla y el máster.

Yo ya tenía las rolas y las letras, pero me faltaban estos elementos importantes para ahora sí entrar al terreno grande. Me doy cuenta hasta ahorita que ya tengo 28 años. Los tiempos son perfectos. Es un camino que te va forjando.


Te puede interesar Tino el Pingüino, la promesa chilanga del rap

Compartir
Artículo anteriorGuía para beber y comer matcha
Artículo siguienteDespide al Mundial a lo grande
Comunicóloga por la UNAM. Tiene una relación de amor-odio por la CDMX. Le gusta el café y corregir ortografía.